Saluda de Rafael Monsalve, decano-presidente de COIMCE

El ser humano ha desarrollado la actividad minera desde hace muchos siglos, a través de los cuales ha ido mejorando sus técnicas e incrementando su eficiencia y su sostenibilidad. Muy lejos queda ya esa imagen asociada a una industria poco respetuosa. Las compañías extractoras y su tejido auxiliar realizan grandes inversiones en mejorar todos los procesos, a fin de conseguir una minería plenamente integrada en el entorno y en la sociedad, sin dejar de lado la investigación para lograr avances en nuevos nichos como la minería submarina o espacial.

La minería es un motor de desarrollo estratégico para cualquier país que cuente con este tipo de recursos, que, además, pueden ser de muy diverso tipo. De hecho, en España, el valor de la producción minera metálica e industrial casi llega a los 1.700 millones de euros y genera en torno a 7.800 empleos en unas 250 explotaciones. Por otra parte, en Europa, sin contar los minerales fósiles, la producción total alcanza los 225 millones de toneladas. La minería tiene, por tanto, en nuestro continente, un papel muy des tacado.

Eso es lo que queremos reflejar en esta nueva edición del Congreso de Energía y Recursos Minerales. Pero, como sector de gran importancia en muchas economías nacionales, creemos necesario también que la sociedad conozca la verdadera realidad del sector minero, comprometido con la sostenibilidad y con la innovación. Debemos ser ransparentes en nuestras actuaciones para que la ciudadanía confíe y apoye los diferentes proyectos llevados a cabo en su entorno.

Para ello, son fundamentales las relaciones que se producen entre empresas, administraciones y universidades. Y éste congreso es el mejor lugar para que estas se produzcan.

 

Rafael Monsalve Romero

Decano del Colegio Oficial de Ingenieros de Minas del Centro de España